El Chapo mando matar a narco por negarle el saludo

0

Joaquín “El Chapo” Guzmán, armado con una pistola con diamantes incrustados, se basó en el derramamiento de sangre y sobornos para proteger su operación multimillonaria de contrabando de drogas y su control del poder, declaró un ex teniente de su cártel, el lunes en el juicio de Guzmán en Estados Unidos.
Durante su tercer día en la grada como testigo del gobierno, Jesús Zambada dijo al jurado que el juego de armas y los pagos en efectivo eran componentes clave del modelo de negocios del cártel de Sinaloa. A los miembros del jurado se les mostró una foto de la pistola decorada con las iniciales de Guzmán mientras el testigo describía la forma brutal en que el cártel se enfrentaba a varias amenazas violentas y desaires personales.
Según Zambada, su hermano mayor, el líder del cártel de Sinaloa, Ismael “El Mayo” Zambada, le dijo que una reunión de 2004 entre Guzmán y un competidor llamado Rodolfo Fuentes terminó mal cuando Fuentes no le dio la mano. El hermano afirmó que Guzmán dejó en claro que quería que Fuentes muriera y terminó ordenando su asesinato.
Zambada describió que uno de sus informantes pagados le dijo que las autoridades estaban cerca de capturar a Guzmán. Se sugirió que el cártel debería otorgar un soborno de $250 mil a un oficial de alto rango, luego de lo cual, “la operación fue abortada. No hubo problema”, dijo.
La defensa ha argumentado que cooperadores como Zambada están engañando a Guzmán para ganar el favor del tribunal en sus propios casos criminales. En el interrogatorio del lunes, la defensa intentó sugerir que Zambada estaba minimizando su propio papel en el cartel y exagerando el de Guzmán como un capo mítico conocido por escapar de las prisiones mexicanas, cuando realmente dicen que estaba escondido la mayor parte de su vida de crimen y no llamando a los tiros.

Leave A Reply