Como se quedó sin dinero se les antojaron sus pertenecías

0

Luego de que ayer le informáramos de los tres detenidos con respecto al asesinato de un abogado, presuntos que se identificaron como Edgar Octavio “N”, de 22 años de edad; Carlos Alberto “N” de 41; y Luis Enrique “N” de 48; todos con domicilio en esta ciudad capital, ya se tiene una historia de los supuestos hechos de quienes fueron vinculados por el delito de homicidio calificado, en agravio de quien en vida respondiera al nombre de Óscar Manuel Rocha Rivera, de 54 años, el cual falleció a causa de asfixia por estrangulamiento.

Cuenta la leyenda que por ahí de las 03:00 horas del pasado 8 de mayo, Edgar Octavio y el prófugo Edgar Aarón, de 25 años de edad, iban por el boulevard Francisco Villa y calle 1 de Mayo del fraccionamiento Guadalupe Victoria Infonavit, (provenientes de un bar), a bordo de una camioneta de la marca Mazda, línea CX-7, color negro, propiedad del último en mención, en la que llegan a la altura del antiguo “Tianguis del Auto”, donde abordaron al ya muertito, quien iba en un vehículo de la marca Lincoln, línea Navigator, modelo 1998, pero como se quedó sin lana planearon despojarlo de sus pertenencias.
Así que primero se inició una platica en la que se fingía un choque, por lo que posteriormente lo invitaron a ingerir bebidas alcohólicas, trasladándose Edgar Octavio y Edgar Aarón en el coche de Óscar Manuel, momento en el que lo agredieron para después ir hacia el domicilio de un amigo en la colonia José Revueltas, a quien le pidieron ayuda para privar de la vida a la víctima, mismo que se negó, por lo que se retiraron del lugar.
Luego fueron a la casa de Luis Enrique, en la calle Brasil de la colonia Francisco Zarco, donde Carlos Alberto privó de la vida a Óscar Manuel, retirándose los de más implicados, quedando únicamente el propietario del inmueble.
Es un día después cuando Luis Enrique, al percatarse que no regresaron por el cuerpo ya sin vida como se había acordado, trasladó el cadáver hacia la calle República de Perú y Uruguay (ubicada a una cuadra de su domicilio) de la colonia ya mencionada, donde fue localizado horas más tarde, mientras que la camioneta fue encontrada en el poblado Cristóbal Colón.
Es como en base al testigo presencial y a un reporte que realizó al número de emergencia (911), se abrió la investigación y mediante una orden de aprehensión, el 12 de mayo se logró ubicar y detener a los presuntos en la colonia ya mencionada, por lo que fueron puestos a disposición de la autoridad correspondiente por la responsabilidad que les resulte. Además se continúan las indagatorias para dar con el paradero del aún prófugo.

Leave A Reply