El vehículo más largo del mundo tiene hasta un helipuerto

0

En lo que va del año, tres personas privadas de su libertad murieron a consecuencia de enfermedades crónicas, dos de ellos en el Hospital 450, y otro en su celda, así lo dio a conocer Gustavo Rivera Ramos, director del Centro de Reinserción Social número uno en Durango, capital.
Comentó que hay varias personas privadas de su libertad con enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, además de otro tipo de padecimientos, y que debido al paso de los años, dichas enfermedades les ha ido deteriorando su salud.
En este sentido, precisó que a todos los reos que padecen alguna enfermedad se les brindan todas las atenciones médicas necesarias con la finalidad de mejorarles su calidad de vida, sin embargo, en algunos de los casos sus padecimientos ya van en aumento.

EL ÚLTIMO DECESO
El último deceso se registró la mañana del sábado, pues murió en su celda en el Centro de Reinserción Social número uno, en Durango capital, el interno Carlos Navarrete, de 42 años de edad, siendo al parecer naturales las causas de su muerte, pues padecía de una enfermedad crónica.
El ahora occiso padecía de una diabetes crónica, además de otros problemas de salud derivados de la misma enfermedad, por lo que en su momento estaba siendo dializado, sin embargo, poco antes de ser hemodializado, dejó de existir, pues los médicos que lo habrían de atender lo declararon sin vida minutos antes de las siete de la mañana de este sábado.

Leave A Reply