Borrachines al volante

0

Como cada semana estamos con los “quemones” para los que se pasaron de chupes y fueron torcidos frente a un volante por los elementos de la policía vial de la DMSP.
Uno de los que acabaron tras las rejas por la borrachera es quien responde al nombre de Luis Alberto “N” de 18 años, que andaba de amanecida y fue sorprendido a las 06:51 horas manejando en estado de ebriedad un Nissan Altima modelo 95 con placas GEV-610-A por la calle Francisco I. Madero esquina con el bulevar Felipe Pescador en la Zona Centro. Cabe señalar que el compa fue trasladado a los separos, donde llegó con segundo grado de ebriedad de acuerdo con el certificado médico.
Otro que también durmió en cama de piedra es el que responde al nombre de Neftalí “N” de 25 años, cuando andaba a bordo de su taxi a altas horas de la madrugada y en la calle Hidalgo de la colonia Guadalupe lo torció una patrulla y salió a relucir que andaba pasado de copas, así que se lo llevaron directito a los separos donde resultó con segundo grado de ebriedad según el certificado médico.
Pero no solo automovilistas se arriesgan a provocar un accidente por andar fuera de sus cinco tapones, sino que motociclistas también le hacen al faquir y se exponen a los peligros del alcohol al volante. Tal es el caso del chavo Isaac “N” de 25 años, quien fue detenido en el bulevar Francisco Villa entre las calles 1 de mayo y 8 de julio en el fraccionamiento Guadalupe conduciendo una motocicleta en segundo grado de ebriedad, así que el compa se fue a pasar la noche tras las rejas.
Finalmente otro que despertó con la cruda de la borrachera y sobre todo del bolsillo por lo que tendrá que desembolsar por las multas, es Guillermo Enrique “N” de 25 años, luego de que lo torcieran los de la policía vial manejando un Jetta sin placas por el bulevar Dolores del Río entre las calles Uxmal y Cenote de Valladolid en la colonia Azcapotzalco y al detenerlo para preguntar qué onda con el carro el aliento lo delató y se lo llevaron detenido.
El compa fue a parar a los separos en segundo grado de ebriedad y sin golpes ni lesiones de acuerdo con el certificado médico.

Leave A Reply