Tienen amparos productores del pisto adulterado

0

Tras el decomiso de cerca de 5 mil litros de alcohol que de manera clandestina era etiquetado y almacenado en una bodega, en rueda de prensa autoridades municipales aclararon algunas dudas sobre lo ocurrido el pasado 4 de enero.
El Juez Administrativo Ernesto Aguilar García, manifestó que en este lugar se producía alcohol de manera clandestina, utilizando alcohol que no es apto para el consumo humano.
También comentó que entre lo asegurado había botellas listas para desitribuirse las cuales eran llenadas y les ponían etiquetas falsas.
Declaró que entre los productos hay bebidas muy solicitadas por los jóvenes en los antros o bares, por eso mencionó que están buscando la forma de detectar si dicho producto está circulando, pues podría inclusive llegar a causar ceguera en quien lo consuma.
Sobre los comentarios que aseguran que la bodega pertenecía a una empresa, puntualizó que los permisos que tenían fueron expedidos en el municipio de Nombre de Dios, lo cual es irregular, pues no solo cumplían con el almacenamiento y distribución sino que también hacían el envasamiento.
El juez pidió a los ciudadanos estar al pendiente de lo que consuman en lo que respecta a bebidas con contenido alcohólico.
Dijo que a la Dirección de Inspectores se le dificulta realizar operativos para identificar el alcohol adulterado debido a que no cuentan con laboratorio, por lo cual esta tarea corresponde tanto a la Profeco como a la Coprised.
Por su parte, Omar Martínez Aispuro, director de los Inspectores Municipales, dio a conocer que ya se habían levantado actas a este lugar por la distribución que realizaban, pero que los dueños de esta empresa se ampararon en distintas ocasiones tras la licencia para distribución del municipio de Nombre de Dios, pero que además un juez federal amparaba la situación, que dijo, a todas luces es ilegal y por eso se les regresaba la totalidad del producto que vendían, pues se desconocía que se trataba de alcohol adulterado.
Comentó que los inspectores no regresaran el producto adulterado ante el riesgo, y estarán al pendiente de otros lugares donde pueda estarse realizando este producto.
Finalmente, Israel Solano Mejía, director de Protección Civil Municipal, declaró que en el lugar había tambos sin sellar que contenían alcohol de 96 grados, por eso fue necesario ventilar el lugar para que el personal pudiera ingresar a decomisar el producto.
Mencionó que debido a que el lugar está impregnado de alcohol, lo que lo hace altamente flamable, fue necesario colocar los sellos de clausura.

Leave A Reply