ROJO

0

Todos aman el primer día de escuela, ¿verdad? Un nuevo año, nuevas clases, nuevos amigos. Es un día lleno de potencial y esperanza, previo a que la realidad depresiva y amenazante se impregne en la diversión.
Me gusta el primer día de escuela por diversas razones. Verás, tengo una especie de poder. Cuando miro a los demás, puedo… sentir un tipo de aura a su alrededor. Una silueta pigmentada que se basa en cuánto le queda de vida a esa persona. La mayoría de las personas que conozco de mi edad están rodeadas por un tinte verde sólido, lo cual significa que aún tienen mucho tiempo.
El aura de una parte de ellos posee un tiente entre amarillo y anaranjado; eso tiende a significar algo como accidente vial u otra tragedia. Lo que sea que se lleve a las personas «antes de su hora», como dicen.
Pero la verdadera diversión es cuando las auras se aventuran en el espectro rojizo. De vez en cuando, veré a alguien que básicamente parece un semáforo en alto andante. Esas son las personas que serán asesinadas o que se suicidarán. Es excitante verlas y saber que sus días están contados.
Habiendo aclarado eso, siempre llego a clase temprano para que pueda estudiar el destino de mis compañeros. El primer niño que entró irradiaba rojo. Me reí por lo bajo. Qué mala suerte, amigo.
Pero en tanto las personas continuaron entrando, todas tenían el mismo rojo intenso. Nuestro profesor fue el último y cerró la puerta tras de sí. Su aura era de una tonalidad enfermiza de verde.

Leave A Reply