LEYENDA DE LA LAGUNA DE MARÍA

0

Quizás algunos conozcan la famosa leyenda de La laguna de María. Una antigua leyenda de Colima, en México, que relata la historia de un matrimonio el cual no tenía hijos. Era una pareja bastante joven, el marido se dedicaba a labores del campo y la mujer, era muy hermosa y cumplía fielmente las labores del hogar.
Este matrimonio, desarrollaban sus actividades cerca de una gran hacienda en la cual se organizó una fiesta a donde invitaron a todos los amigos de los dueños y también a los vecinos. Buena oportunidad para la pareja de relacionarse, sin embargo, el marido decidió no asistir. Según él, no pertenecía a esa clase social, en realidad no le parecía pues no eran sus amigos. Así que fue a presentar sus disculpas como muestra de su educación.
El día del baile, el marido de María se dispuso a ir a la hacienda y presentar su agradecimiento por la invitación y sus disculpas por no poder asistir. Dispuso que sería solo una visita de cortesía y así se lo comunicó a su esposa, de quien se despidió y dijo que sería algo breve.
María estaba impaciente, pues habían transcurrido cinco horas y su esposo no regresaba. Se llenó de celos y de molestia, pensando ¿Con qué mujer se habría ido su marido? ¿Por qué tardaba tanto?
Desesperada y llena de rabia, María invoca al diablo, pidiéndole que le devolviera a su esposo y a cambio ella ofrecía su alma. Con este ofrecimiento del diablo rápidamente apareció y sin pensarlo mucho se lleva a la mujer, cumpliendo así su petición. Cuenta la leyenda que la mató y la enterró en una fosa cerca muy cerca de su casa. Al regreso del esposo, con una explicación por su retardo, busca afanosamente a María y no la encuentra. Con angustia al ver que todo era en vano, sale a pedir ayuda a los más cercanos vecinos.
En el recorrido, dan con el lugar exacto donde estaba la fosa donde el diablo la enterró, pero al remover la tierra, la fosa estaba vacía. El diablo, según cuentan, se llevó el cuerpo de la joven a una laguna que estaba cerca. Jamás apareció la chica, y desde ese entonces ese lugar recibió ese nombre: La laguna de María.
En ese lugar, por las noches de luna llena, se oye el lamento de la joven arrepentida y el llanto de haber dudado de la fidelidad de su esposo, otros dicen haberla visto con la cara triste y lágrimas en los ojos, vagando sin consuelo, muy cerca de la laguna.

Leave A Reply