NI LAS ESCULTURAS RESPETAN LOS RATEROS

0

Una más de los malhechores que hacen de las suyas en los monumentos pues en esta ocasión se volaron el alacrán que se encuentra en la escultura de Carlos León de la Peña e Isauro Venzor, y no estamos hablando de una dirección, sino de los ilustres médicos que descubrieron el suero antialacránico.
La estructura robada mide 80 centímetros de largo y 35 centímetros de ancho, con un peso total de 10 kilogramos, en su mayoría bronce y en menor cantidad acero.
El escultor de la obra, Guillermo Salazar, dijo estar profundamente consternado y molesto por el atentado que recibió su obra al “fracturar” parte de la estructura de la cual estaba suspendido el alacrán, es decir de la mano de uno de los doctores al existir dentro una estructura de acero dentro del bronce.
“Si fue para venta del artículo como pieza artística dudo que podamos encontrarlo y de la otra manera, si fue tomado en cuenta por el material que es un 95 por ciento bronce y una estructura interna de acero para soportar el vandalismo, pero fue insuficiente”, reconoció.
Para sustituir el alacrán se tiene uno del mismo material que está en exhibición en el Congreso de la Unión, porque realmente fueron hechos dos alacranes para este proyecto de los descubridores del suero antialacránico, dijo escultor.
“Esta ofensa es contra todos los duranguenses porque es parte de su patrimonio, de su herencia, de su acervo cultural y máxime por las personas que representa, que dedicaron gran parte de su vida a regalar salud y empeño a la población y dejaron el enorme regalo de su descubrimiento al que le invirtieron tiempo y dinero. Ojalá haya más vigilancia en los monumentos para que no sean objeto de ladrones o vándalos”, añadió.

Leave A Reply